El diálogo interior

El diálogo interior

El diálogo interior

¿Qué es el diálogo interior?

El diálogo interior es todo aquello que se nos cruza por la cabeza, muchas veces en forma de pensamientos fugaces, ideas que nos surgen sobre nosotros mismos (o sobre situaciones y/o personas). Puede parecer, en un primer momento, que no retenemos esa información, pero por suerte o por desgracia, en nuestro cerebro se que quedan registradas tanto las emociones generadas por estos pensamientos, como los pensamientos en sí,  y  éstos se refuerzan constantemente con la repetición.

De ésta manera, cuando te encuentras realizando una tarea diferente que no controlas, que es nueva; o simplemente te equivocas y/o, no realizas una acción con la destreza que esperabas, y te dices a ti mism@ “pero que torpe soy” ó en las ocasiones en las que frente a una situación que has resuelto de una manera que no te ha dejado satisfech@ y le das vueltas a la cabeza pensando “siempre reaccionando de ésta manera, pero si es que eres muy tont@”. Esta información, éste mensaje que te lanzas a ti mism@ ayuda a construir tu autoconcepto y afecta directamente tu imagen personal, en lo profundo, aquello que crees que eres.

El autoconcepto según Carl Rogers (1967) es “Un conjunto organizado y cambiante de percepciones que se refieren al sujeto. Como ejemplo de estas percepciones citemos: las características, atributos, cualidades y defectos, capacidades y límites, valores y relaciones que el sujeto reconoce como descriptivos de sí y que él percibe como datos de su identidad”.  Así, el autoconcepto sería la forma en la que cada un@ de nosotr@s se describe a sí mism@.

En el siguiente vídeo, que es una publicidad, se pone en evidencia cómo el diálogo que tiene la protagonista es exigente, autoritario y excesivamente autocrítico. Este es un ejemplo para intentar demostrar que en muchas ocasiones nos decimos cosas muy poco amables y en un tono que te daría miedo escucharlo de otra persona:

 

En su libro “Una Realidad Aparte”, Carlos Castaneda  lo manifiesta así:

“Nos hablamos incesantemente a nosotros mismos acerca de nuestro mundo. De hecho, mantenemos nuestro mundo con nuestro dialogo interno. Y cuando dejamos de hablarnos sobre nosotros mismos y nuestro mundo, el mundo –entonces- es siempre como debería ser. Con nuestro diálogo interno lo renovamos, lo encendemos de vida, lo sostenemos.

No sólo eso, sino que también escogemos nuestros caminos al hablarnos a nosotros mismos. De ahí que repitamos las mismas elecciones una y otra vez hasta el día en que morimos, porque continuamos repitiendo el mismo diálogo interno una y otra vez hasta el preciso momento de la muerte. Un guerrero es consciente de ello y lucha por detener su diálogo interno”

 

Son los pensamientos los que generan nuestras emociones, y con ellas las acciones que ponemos en marcha, que desarrollamos. Es por ello que atender a éste diálogo interior, a estos pensamientos automáticos (breves y de gran fuerza), nos permitirá saber cómo estamos construyendo nuestra autoestima y nuestra autoimagen y las acciones que ponemos en marcha o no.

Si tu dialogo interior es positivo, enhorabuena!, tienes las herramientas adecuadas para ir alcanzando tus objetivos y las metas que te propongas ya que tienes muchas posibilidades de contar con una autoestima fuerte y con pensamientos empoderadores. Pero en el caso de que los pensamientos automáticos que te surjan, ante las dificultades o errores que cometas, sean negativos aquí van algunos consejos para reducir y potencialmente eliminar el diálogo interior negativo:
1) Identifica la voz interior que te ataca, que te dices a ti mismo, si puedes haz un registro escrito (en papel o digital) de qué te dices a ti mism@ cuando haces las cosas cosas diferentes a como habías planeado (por ejemplo cuando intentas pagar el autobús y el ticket no funciona, cuando se te quema la comida que estabas preparando, cuando respondes de manera exagerada a otra persona y te das cuenta, etc, etc). Tomar consciencia de cómo te diriges a ti mism@, qué mensajes te das y el tono que utilizas te ayudará a modificar estos pensamientos automáticos para que sean más positivos para ti.

2) Identifica los comentarios despectivos que te dices a ti mism@, son una fuente inagotable de sufrimiento y minan tu autoestima.

3) Cuando tomes consciencia de que comienza el diálogo agresivo/despectivo contigo mism@, intenta parar el ataque volviendo a pensar en lo ocurrido e intenta cambiar el pensamiento por uno positivo (es diferente decirte “eres una torpe” a “puedes mejorar”), la práctica constante y estar alerta a estas situaciones te permitirá ir modificando el concepto que tienes de tu propia persona.

4) Afirmar tus cualidades y aspectos positivos puede ayudarte también a tomar distancia de este diálogo interno y a tomar consciencia de todas las cosas buenas y bien realizadas que haces diariamente.

 

Para hacerlo te propongo te detengas durante 5 días a escuchar este diálogo interior que tienes contigo mism@. Intenta identificar qué cosas te dices, ¿son agradables o desagradables?, ¿pones énfasis en las cosas que te salen como quieres o en las cosas que no salen como tu esperabas?. Descubre el tono en cómo te hablas a tí mism@, ¿eres dur@ y agresiv@ al hablarte?, ¿intentas animarte ante algo que no sale como esperas?, ¿te tratas con amor y dulzura?. Trata de determinar que situaciones son las que te generan mayor diálogo interior, ¿surge ante determinadas personas?, ¿surge en ocasiones específicas?.

Toda esta información te permitirá conocerte un poco más y comenzar a escuchar aquello que te dices a ti mism@, también te posibilitará pensar si quieres continuar tratándote de ésta forma o si prefieres cambiar. El Coaching de Imagen Personal puede ser un muy buen aliado en ese cambio…

 

Fuente: http://desqbre.wordpress.com/2013/02/01/desqbre-el-dialogo-interno-y-la-autoestima/

About the Author

Leave a Reply