Blog :

Cuando me amé de verdad- Kim E. Alison McMillen

Cuando me amé de verdad- Kim E. Alison McMillen

Retomando un poco el tema de la semana pasada he querido compartir con vosotr@s un texto que a mí me gusta mucho. Pensemos un momento en ¿Cuántas veces nos mimamos?, ¿En qué medida nos miramos a nosotr@s mism@s con cariño y respeto?, ¿ Has aprendido a escuchar con atención lo que el cuerpo, el corazón y la mente te piden? El Coaching Personal te permite adentrarte en el camino del autoconocimiento, en volver a mirar lo que te rodea, y mirar-te para reconocer aquello que tienes en tu interior y lo que necesitas para alcanzar tu objetivo a tu manera, a tus ritmos, atendiendo a tus propias necesidades.

Aquí va el texto, espero que lo disfruten y al menos les haga pensar un poquito:

 

Cuando me Amé de Verdad de Kim E Alison McMillen

 CUANDO ME AMÉ DE VERDAD…

Comprendí que en cualquier circunstancia yo estaba en el lugar correcto… En la hora correcta… En el momento exacto… Entonces, me relajé…

Hoy se que eso tiene nombre: AUTOESTIMA

CUANDO ME AMÉ DE VERDAD…

Me di cuenta que mi angustia y sufrimientos emocionales no pasan de ser una señal de que voy en contra de mis verdades.

Hoy se que eso es: AUTENTICIDAD

CUANDO ME AMÉ DE VERDAD…

Dejé de desear que mi vida fuese distinta y comencé a ver que todo lo que sucede contribuye a mi crecimiento.

Hoy a eso le llamo: MADUREZ

CUANDO ME AMÉ DE VERDAD…

Comencé a entender cómo es ofensivo forzar alguna situación o a alguien sólo para realizar mis deseos aún sabiendo que no es el momento o la persona no está preparada, inclusive yo mismo.

Hoy se que el nombre a esto es: RESPETO

CUANDO ME AMÉ DE VERDAD…

Comencé a despojarme de todo lo que no fuera saludable. Personas, tareas, todo, y cualquier cosa que me desanimara. En principio, mi razón me llamó la atención acerca de esa actitud de egoísmo.

Hoy se que se llama: AMOR PROPIO

CUANDO ME AMÉ DE VERDAD…

Dejé de temerle a mi tiempo libre y de hacer grandes Planes. Abandono proyectos a muy largo plazo. Hoy hago lo que considero correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo.

Hoy se que eso es: SIMPLICIDAD

CUANDO ME AMÉ DE VERDAD…

Desistí de querer tener siempre la razón y con eso cometí menos errores.

Hoy descubrí la: HUMILDAD

CUANDO ME AMÉ DE VERDAD…

Dejé de revivir el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora,
me mantengo en el presente, que es donde la vida realmente ocurre. Hoy vivo, un día a la vez..

Eso es: PLENITUD

CUANDO ME AMÉ DE VERDAD…

Entendí que mi mente puede perturbarme y decepcionarme. Pero cuando la coloco al servicio del corazón, se torna una enorme y valiosa aliada.

Todo eso es: SABER VIVIR

 

El diálogo interior

El diálogo interior

¿Qué es el diálogo interior?

El diálogo interior es todo aquello que se nos cruza por la cabeza, muchas veces en forma de pensamientos fugaces, ideas que nos surgen sobre nosotros mismos (o sobre situaciones y/o personas). Puede parecer, en un primer momento, que no retenemos esa información, pero por suerte o por desgracia, en nuestro cerebro se que quedan registradas tanto las emociones generadas por estos pensamientos, como los pensamientos en sí,  y  éstos se refuerzan constantemente con la repetición.

De ésta manera, cuando te encuentras realizando una tarea diferente que no controlas, que es nueva; o simplemente te equivocas y/o, no realizas una acción con la destreza que esperabas, y te dices a ti mism@ “pero que torpe soy” ó en las ocasiones en las que frente a una situación que has resuelto de una manera que no te ha dejado satisfech@ y le das vueltas a la cabeza pensando “siempre reaccionando de ésta manera, pero si es que eres muy tont@”. Esta información, éste mensaje que te lanzas a ti mism@ ayuda a construir tu autoconcepto y afecta directamente tu imagen personal, en lo profundo, aquello que crees que eres.

Read More

Valores, ¿Qué es lo importante para ti?

Valores, ¿Qué es lo importante para ti?

Hace tiempo que quería escribir esta entrada, le vengo dando vueltas a cómo transmitir la importancia de los valores; la importancia de tener claro y jerarquizado aquellos valores que para cada uno de nosotros como personas son elementales.

Permítanme aclarar que entiendo yo por valores. En coaching personal comprendemos a los valores como un sistema de creencias particulares y personales que tiene una persona en relación a aquello que le parece importante, esencial. Son aquellas creencias sobre lo que se considera justo o injusto, bueno o malo.

Nuestros valores son lo que es importante para nosotros, aquellas cosas que nos aportan satisfacción, y que si no nos acercamos a ellas, no podremos ser felices. Por lo anterior, creo que es fundamental de que nuestras acciones y comportamientos estén en armonía con nuestros valores, ya que esto nos genera la sensación de realización personal y nos acerca a la felicidad.

En el proceso de coaching personal, al ser un espacio de crecimiento personal y autodescubrimiento, generalmente se incluye un trabajo con los valores, ya que identificar y jerarquizar aquello que es esencial para cada persona permite tomar consciencia del aquí y ahora para identificar con mayor claridad el objetivo y los pasos a seguir para alcanzarlos. A la vez que permite también identificar los contra-valores, es decir aquello que no queremos para nada, aquello que nos aleja de la felicidad y que decidimos sentir lo menos posible en nuestro día a día.

 

Los valores pueden clasificarse en 4 categorías:

 

Los valores como medios: los valores como el dinero, las relaciones amorosas, el trabajo exitoso, no son estados emocionales en sí, sino que son medios para alcanzar otros estados emocionales.

Los valores como fin: son aquellos que generan motivación, son la materia emocional oculta de nuestros objetivos. Son aquellas motivaciones ocultas que nos mueven hacia querer determinadas cosas.

 Los valores como acercamiento: son los valores que afirman lo positivo, generan estados o experiencias que esperamos, nos brindarán placer.

 Los valores como alejamiento: son los valores que no deseamos para nosotros, no deseamos que se manifiesten en nuestra vida y representan situaciones que deseamos evitar.

También quiero destacar que la escala de valores que hoy podemos definir cada uno de nosotros no necesariamente será la misma que hemos tenido hace unos años, y que también en un tiempo futuro puede cambiar. Los valores van evolucionando a media que pasan los años, que crecemos y aprendemos, que cambian nuestras circunstancias vitales, etc. Lo fundamental aquí es identificar aquello en este momento presente nos acerca a la felicidad, aquello a lo que NO ESTAMOS DISPUESTOS A RENUNCIAR.  Ya que conociendo con claridad esto, podemos saber que acciones o situaciones cotidianas vivimos que nos acercan o alejan de eso que es fundamental para cada uno de nosotros, aumentando también nuestro margen de libertad. Libertad para elegir qué queremos hacer y para qué lo hacemos.

 

Aquí les dejo algunos valores a modo de ejemplo:

Libertad

Amor

Honetidad

Familia

Independencia

Fraternidad

Compromiso

Placer

Dialogo

Orgullo

Liderazgo

Respeto

Generosidad

Tolerancia

Valentía

Salud

Compañerismo

Justicia, etc.

 

Y tú ¿te has preguntado alguna vez qué es lo importante para ti?,  ¿A qué no estás dispuesto a renunciar?

Si eres consciente de tu valores, ¿qué haces diariamente para honrar tu valores?,  ¿Para acercarte a ellos?.