¿Como vives tu tiempo?

¿Como vives tu tiempo?

¿Como vives tu tiempo?

Sentir que haces un uso responsable del tiempo y que organizas de manera optima tus actividades cotidianas puede ser una buena forma de comenzar a sentirte mejor contigo mismo. Es por ello que te propongo tomar consciencia de cómo estás organizando las actividades que tienes día a día y si te apetece cambiar alguna cosa, te pongas manos a la obra. Esto puede servirte para sentir que aprovechas más el tiempo o simplemente para sentirte mejor con la organización del tiempo que tu decides hacer cotidianamente. En Coaching Personal una de las principales cuestiones que se plantean los clientes es la posibilidad de utilizar mejor el tiempo, organizarse mejor para que las horas les cundan más. Es por eso que este post acerca algunas estrategias que pueden ayudarte a mejorar el uso que haces de tu tiempo.

En Coaching Personal solemos utilizar lo que llamamos preguntas poderosas, son aquellas preguntas que uno normalmente no se hace y que pueden ayudarte a tomar consciencia del proceso que quieres cambiar. Entre estas preguntas podemos considerar ¿Cómo sacas el mejor partido al tiempo que dedicas a cada cosa? ¿Qué crees que podrías hacer diferente?, ¿Para qué quieres sacar más partido del tiempo?, ¿Qué es para ti sacar más partido al tiempo?

La estrategia que yo utilizo para sentirme bien con el uso que hago de mi tiempo es la siguiente:

Identifica claramente que quieres lograr en relación al tiempo (puede ser organizar mejor la semana, gestionar mejor los imprevistos, tener más tiempo para ti, etc.).

Intenta identificar ¿Para qué quieres eso? El tomar consciencia del para qué suele ser muy interesante ya que generalmente pensamos en el porqué… y son cosas distintas.

Analiza en profundidad cómo estas organizando tu tiempo, lo que dedicas a cada tarea, etc.

Planifica, la organización del tiempo permite tener una visión global del día y puede ayudarte a centrarte en actividades concretas evitando la dispersión.

Comienza con aquellas tareas que son las más importantes y que más pereza te den, cuando te las quites de en medio sentirás alivio para encarar el resto de actividades.

Continúa con las actividades o tareas que más disfrutes ya que el tiempo pasará más fluidamente y compensarás el esfuerzo de haber sacado lo importante antes.

La planificación está muy bien si además le añades los imprevistos que puedan surgir. Contar con acontecimientos diarios que pueden hacerte cambiar la planificación te permitirá tener flexibilidad y poder volver luego a la tarea que estabas realizando.

Aprender a gestionar el estrés es algo muy importante ya que surge planifiquemos o no. El agobio por lo que haces o dejas de hacer suele generar emociones complicadas que pueden obstaculizar aún más tu organización. Identificar claramente las emociones que te surgen tanto de las actividades que realizas, como del tiempo que te lleva hacerlas, ya que mientras más disfrutes de lo que haces mejor se te pasará el tiempo.

Presta atención a las distracciones que se presentan… si trabajas con ordenadores, seguro seguro sabes de lo que estoy hablando… te sientas y lo primero que abres en el explorador son tus redes sociales y el correo electrónico (o los chequeas desde el móvil)… y cuando te quieres dar cuenta te has pasado unos 40 minutos viendo fotos, leyendo comentarios y dando al “Like” de familiares, amigos y conocidos. Si tu trabajo no es con ordenadores ni pantallas puedes también tener otro tipo de distracciones y son TODAS aquellas cosas que (no son urgentes ni muy importantes) pero que se te aparecen en la cabeza y crees que las tienes que hacer para no olvidarlas… conclusión: has pasado 2-3 horas ordenando la ropa de invierno cuando lo que tenías que hacer era otra cosa.

10º La esclavitud del teléfono… creo que no todos somos conscientes del tiempo que dedicamos diariamente a ver la pantalla del teléfono móvil. Intenta disfrutar más de lo que sucede a tu alrededor ya que las maravillas del mundo no se ven a través del móvil.

Les dejo esta perla de vídeo que seguro ilustra mejor que mis palabras lo que quiero expresar:

 

11º Aprende a premiar tu propio esfuerzo personal. Muchas veces lo que hacemos es castigarnos sin piedad por todo aquello que no nos ha dado tiempo a terminar infravalorando lo que sí hemos conseguido hacer. Ponte metas alcanzables y recompensa tu esfuerzo y lo que logras hacer día a día.

12º Muy relacionado con lo anterior, intenta no castigarte por las cosas que salieron mal. Muchas veces nos machacamos a nosotras mismas por las cosas que no salieron o salieron diferente de cómo pensamos que saldrían. Te propongo que en vez de regañarte con pensamientos poco estimulantes del tipo “siempre lo mismo”, “tu nunca haces nada bien”, “como se te ocurre que esto valía la pena” etc., reconozcas que lo que sea que te habías propuesto no salió como esperabas o cometiste algún error, o lo que sea. Pero en vez de regañarte a ti misma, tómate un tiempo para analizar qué fue lo que sucedió, que cosas podrías haber hecho distintas y en qué puedes mejorar para hacerlo mejor la próxima vez. Esto te proporcionará aprendizaje, autoconocimiento, y hablarte a ti misma de otra manera te ayudará a mantener una autoestima sana.

 13º Saca un tiempo específico para ti, para mimarte, hacer algo que te guste, que te ilusione, te relaje o simplemente te conecte con esa parte tuya que no escuchas tan a menudo como quisieras. No hace falta que tengas 4 o 5 horas… con que puedas tener algunas horas a la semana (para salir a correr, hacer algún curso o taller, o salir y juntarte con amigas y amigos o familiares) y que ese tiempo puedas simplemente disfrutar sin los agobios del reloj.

Y ya sabes que si te apetece ponerte en acción para el cambio, puedes contar con el apoyo y ayuda de un profesional del Coaching Personal.

 

About the Author

Leave a Reply